sábado, 31 de diciembre de 2011

2011

Es obvio hacer una entrada respecto al final de año, de ese 2011 que está viviendo sus últimas horas y que en resumidas cuentas fue un año bastante movido, de concreción de cosas y de verificación de otras tantas más.

No me puedo quejar casi por ningún motivo de este año, seguramente estoy mejor que hace un año, lo mismo puedo decir de las personas que quiero. A pesar de ser un año bastante convulsionado a nivel país, personalmente creo que este 2011 se va con saldo positivo. Lógicamente las cosas podrían haber sido mejor, pero bueno, tampoco es para quedarse en un rincón y llorar. El 100% de las cosas no salieron como hubiera querido, lo que no es raro, porque nada es perfecto.

No me puedo quejar, estoy trabajando en un buen lugar, tranquilo, aprendiendo bastante y comenzando a darme cuenta de lo que puedo llegar a ser, hacia donde tengo que seguir apuntando y manteniendo la idea de trabajar para vivir y no al revés.

También este año me titulé, mejor dicho tuve la ceremonia donde me entregaron el diploma, aunque ya tenía los certificados que me acreditaban desde marzo. Fue el cierre del círculo, como lo repetí hartas veces. Necesitaba ir a esa ceremonia y poder decir: listo, se acabó. Lo hice, una etapa más quedó superada.

Me fui a vivir a Santiago y, a pesar de aún no cocinar (cosa que tampoco tengo muchas intenciones de aprender, realmente), he sobrevivido. Más flaco no estoy, tampoco más gordo. Quizás estoy un poco más pelado, un poquito, pero nada del otro mundo. Vivo solo hace 8 meses y sigo aquí, vivo. No ha sido traumante, ni tan extraño como creía. Sin embargo, si es un montón de responsabilidades nuevas, las cuales no me han molestado. Sabía que llegaría el momento y creo que tomé el tren en el instante preciso.

Quizás en uno de los aspectos donde el 2011 me dejó con sabor amargo o menos positivo es en el conocer a las personas. Quizás soy una persona que espera mucho de los demás, que se "ilusiona" demasiado, porque las decepciones que me llevé con bastante gente fueron la tónica del año. A priori soy súper desconfiado de las personas y seguramente terminando este 2011 soy más desconfiado e incrédulo que a comienzos del año. La gente en masa actúa raro, muy raro, se transforma, se potencia, asusta. La gente interesada, en el mal sentido de la palabra, es capaz de todo por lograr sus objetivos, buenos o malos, de aparentar, etc, etc. Seguramente el 2012 me verá con una postura menos esperanzadora en las personas y en la sociedad en general. No todo lo que brilla es oro y nada es perfecto. Aprendí mucho durante este año si, a veces dolorosamente. De ingenuo.

Chile se movió bastante durante este 2011 y no tectónicamente hablando. El país cambió, eso está claro. Los políticos están más en crisis que nunca, el gobierno anda por las mismas, las instituciones en general tampoco dan muchas seguridades. Así como el mundo vivió sus propias convulsiones, nuestro país también se remeció. No lo veo como un mal año, sino como un despertar, manejado políticamente en muchos aspectos con intereses creados (obvio, si es Chile, siempre habrá alguien intentando aprovecharse de todo), que debe ser respondido activamente y no esperando que pase solito. He extrañado la audacia, la búsqueda de soluciones creativas, de jugársela mirando no la próxima elección, sino el largo plazo. Los gobiernos y las personas pasan, las instituciones quedan y se deben renovar, para funcionar acorde al tiempo que viven. Chile funciona en clave noventera para un país que exige vivir en la década del 2010.

En fin, muchas cosas pasaron durante este año. Un año donde creo que lo mejor que lo resume es el dejar de creer en las cosas como eran antes, en falsos profetas, en líderazgos añejos, en paradigmas que no existen. Año del cambio de perspectiva. El mundo es diferente, el país es diferente, todos somos distintos.

Es la evolución, baby.

No puedo cerrar sin elegir la canción del año para mi: Adele - "Set Fire to the Rain"

5 comentarios:

  1. Hola.
    Muy buen balance. Aunque a veces eres demasiado estructurado, quizás ahí está la relación con el ser desconfiado y tb lo que decías de las etapas, los cambios y las decepciones. Creo que siendo un poco más empático jo es tan difícil entender la rareza de las personas :)
    Me gustaría que practiques eso porque creo que te hará bien. Eres una muy buena persona y súper inteligente, pero quizás necesitas ser más flexible para entender a los otros sin enojarse ni decepcionarte tanto.
    Saludos y que tengas excelente paso al 2012

    PS: spoiler: el mundo no se acaba :fin de spoiler:

    ResponderEliminar
  2. Que tengas un muy exitoso 2012... que sea un momento para aprender que el mundo es diverso, y que las personas también lo son. Que en lo profesional sigas en la misma senda que el año que se va, que en lo personal sigas siendo el mismo CMC de siempre, ese que los que somos tus amigos hemos aprendido a querer y valorar.
    Un tremendo abrazo y nos vemos el 2012!

    ResponderEliminar
  3. Tienes razon, la gente actua diferente cuando lo hace en masa. Lo importante es saber reconocerlo y atribuirlo a ese mismo fenomeno y no tomarlo muy personal. Fue 1 anio lindo este para ti, tantos cambios, tantos comienzos, da miedo pero tb enorgullece saber o darte cuenta de lo q eres capaz. Espero q este anio q viene no se termine (ok not) pero principalmente espero q este anio conozcas gente q te haga confiar q aunque somos todos muy complejos, ahi mismo esta la belleza :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar